afrodescendiente

  • Los cuerpos femeninos afrodescendientes en el candombe

    Representando a mi raza: los cuerpos femeninos afrodescendientes en el candombe, por Manuela Rodríguez

    Este artículo se encuentra publicado en: Citro, Silvia (comp) Cuerpos plurales. Ensayos antropológicos de y desde los cuerpos. Buenos Aires: Biblos, Colección Culturalia, pp 277-298.

    El presente trabajo es fruto de mi investigación de Tesis de Licenciatura sobre las mujeres afrodescendientes que danzan en las comparsas de candombe de Llamadas, en Montevideo, Uruguay. Es también un intento de síntesis de varios aspectos que se me han presentado como polaridades difíciles de derribar, tal vez por ser la forma en que nuestro pensamiento acostumbra situar lo real. El primer par de opuestos que tuve que enfrentar fue mi propia formación como performer (actriz y bailarina) y como cientista social (antropóloga); podría decir que es sobre esta primera polaridad subjetiva desde donde se han desarrollado, en mí, las preguntas que guiaron y guían mi investigación corporal/intelectual (he aquí la primera gran división). Esta síntesis se convirtió en una búsqueda personal, porque considero que es la estructura de pensamiento dual, que escinde las posibilidades activas que existen en la interrelación cuerpo-mente y que considera al pensamiento y la corporalidad como instancias separadas, diferentes en la experiencia humana, la que dificulta la comprensión de los procesos sociales como productos del hacer humano. En pocas palabras, busco una forma de nombrar lo social que me permita superar la dualidad instaurada en el pensamiento occidental en binomios paradigmáticos como cuerpo/alma-mente y sujeto/objeto. Esta escisión, dificulta, a mi entender, la posibilidad de pensar una política del sujeto que tome en consideración su capacidad de transformación y adaptación humana (en todas sus dimensiones) a los distintos contextos de desigualdad social. Fue una suerte de conmoción personal encontrar en Montevideo una cultura negra de resistencia, que no se basaba en el discurso y el accionar político al que yo estaba acostumbrada, sino en un “hacer arte”: construir espacios de participación, de aprendizaje, de creación colectiva. Seguir leyendo