Un cruce experimental entre cuerpos y textos, danzas y filosofías. Un cruce que busca re-mover los pensamientos y re-pensar los movimientos desde otros territorios, otros escenarios y otras experiencias de ser-en-el-mundo.
A partir de un espacio a ser habitado-explorado (aquí, los restos de un barco encallado en las costas de la provincia de Buenos Aires), de una intención-deseo (esta vez, ser pájaro), y de una mirada que recrea lo que allí deviene (un ojo-cámara), construimos estas improvisaciones filmadas-editadas-musicalizadas. Y a través de ellas, comienzan a resonar también otros sentidos, otras ideas-conceptos (esta vez, el “cuerpo sin órganos” deleuziano) que se alojaban en nosotros, en esos cuerpos que habitaron otros espacios (allí, el de las textualidades académicas).
Así, intentamos nuevos modos de saber-hacer que tracen puentes pero también líneas de fuga entre las ciencias y las artes, las teorías y las prácticas. Así, aspiramos al perpetuo movimiento poético y político de desterritorializarnos y repoblarnos. Pero para ello, habrá que hacerse un nuevo cuerpo, que al decir de la poeta (aquí, Giordani), “tenga los huesos livianos de los pájaros”.