Retrospectiva de una relación con Iemanjá, por Manuela Rodriguez

Un círculo, muchas mujeres, un espacio cerrado, piso de madera, suena una canción, cantamos. Movimientos circulares, ondas de mar, desplazamientos lentos, suaves, profundos. Pañuelos azules bllancos nos envuelven. Danzamos. Me encuentro en otra ciudad, la capital de mi país, con mujeres desconocidas, compartiendo una imagen, una idea, una historia, un saber Iemanjá, el mar,  la madre, el útero, las olas, la inmensidad.

Seguir leyendo

Pueden encontrar nuestras publicaciones en Editorial Biblos